¿Qué hago cuando hay envidia y celos en el trabajo?

La envidia y los celos son problemas que suceden muchas veces en la empresas. Esto pasa, por ejemplo, cuando un empleado nuevo se transforma en el favorito del jefe y las relaciones que existían con éste hasta ese momento comienzan a cambiar o a deteriorarse sin que el jefe lo advierta.

 

La envidia y los celos en las organizaciones son sentimientos de por sí negativos, difíciles de expresar y en las organizaciones se habla poco de ellos. Al guardar silencio, se paga un precio psicológico importante y aparecen sentimientos de humillación, enojo y resentimiento que, sino se halla la manera de expresarlos, contaminen toda la interacción, oscurecen la creatividad y atentan contra la productividad. La envidia involucra a dos personas, los celos a tres.

Los gerentes en posiciones importantes deben poner especial cuidado en no castigar explícita o implícitamente a quienes se hayan decidido a hablar, especialmente si lo hacen sobre aquellos temas que a la empresa le resulta difícil de manejar

¿Qué es peor? ¿La envidia o los celos en el trabajo?

Desde el punto de vista de la gerencia, estos últimos constituyen un problema mayor que la envidia (alguien dice que un poco de ésta incita, a veces, a trabajar más). Las personas celosas no sólo envidian lo que otro ha recibido sino también se enojan con el gerente que otorgó el reconocimiento. En casos extremos, quieren que se le quite el premio al otro y recibirlo ellos. Esto significa que los celos provocan más sospechas, desconfianza y rivalidad que la envidia, con todo lo que esto significa para la armonía que se supone debe reinar en un equipo de trabajo.

La envidia y los celos traen consecuencias negativas para la organización: además de lo que ya se mencionó, hay, por ejemplo, más estrés, más chismes, menos colaboración y menos tiempo trabajado.

¿Qué puedes hacer para minimizar la posibilidad de la aparición de envidia y celos? Te dejamos algunos Tips:

  • Esfuérzate en no crear situaciones que se interpreten como injustas, arbitrarias, muestren favoritismo o rechazo hacia algún compañero de trabajo.
  • Debes estar alerta a las señales que indiquen la aparición de estas reacciones en tu entorno laboral, y en lo posible evitarlas no dejándote contagiar por el grupo.
  • Si tuviste algún altercado con algún compañero de trabajo acércate lo antes posible, reconoce tu error y ofrécele una disculpa, pero debes recordar que lo que hará revertir la situación no es tu disculpa del momento, sino tu comportamiento posterior.
  • Si en tu entorno laboral tu jefe tiene su ‘candidato favorito’ y la situación es complicada para apaciguar tus ‘celos justificados’ revierte la situación trabajando en equipo con él y esfuérzate por ganarte su confianza y simpatía. Recuerda que muchos ‘favoritos’ del jefe pueden tener una razón: más tiempo trabajando en la empresa, más experiencia, o buen manejo de situaciones en tiempo de crisis. No juzgues de antemano.
  • Si en algún momento tú eres la víctima de celos y envidia en tu entorno laboral analiza tu comportamiento del día a día y encuentra el estímulo que genera esta situación. Recuerda que tener este tipo de emociones es propio de todas las personas por lo tanto no te vanaglories, ni te victimices, por el contrario también esfuérzate para que el grupo minimice su antipatía y maximice su simpatía contigo.

La envidia y los celos traen consecuencias negativas para la organización, por ello los gerentes en posiciones importantes deben poner especial atención a este asunto.

Fuente: aptitus.com

imagen: Google.

Bendiciones de amor mi gente.
 

Last modified on 15/03/2016

Share this article

About Author

Jacqueline Lizardo

Newsletter

Gracias por registrarte con nosotros enterate de nuestro boletin diario...

Ultimos Mensajes